LA HERRAMIENTA DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA

El estudio del ahorro

 

La tecnología termográfica se ha convertido en una herramientas de diagnóstico indispensable en el mantenimiento de los inmuebles tanto particulares como empresariales.

 

Su estudio se enfoca en encontrar los puntos  invisibles de fuga de temperaturas, una correcta intervención a tiempo implica un considerable ahorro energético.

Detectando deficiencias se corrige y adapta la estancia a un control minucioso de la degradación calorífica, reduciendo considerablemente el tiempo necesario en calentar o enfriar la habitación deseada. Esto repercute directamente en el consumo mínimo necesario y por consecuencia una reducción del costo energético.

 

La inspección con infrarrojos nos permite detectar:

  1. Pérdidas de energía y puentes térmicos.
  2. Fallos y deficiencias en el aislamiento térmico o incluso ausencia del mismo.
  3. Fugas de aire.
  4. Humedades en cubiertas y muros interiores y exteriores del edificio.
  5. Roturas y fugas en tuberías de agua caliente y averías en calefacción.
  6. Fallos en la instalación eléctrica.

¿Cómo funciona?

La termografía, es la ciencia relativa a la captación de la radiación infrarroja y se realiza mediante unas cámaras preparadas a tal efecto. El ojo humano no puede captar a simple vista la radiación infrarroja, pues queda fuera de nuestro espectro electromagnético de visión.

Una cámara infrarroja, lo que hace es registrar la intensidad de la radiación en el área de infrarrojos y convertirla en una imagen visible. La inspección de edificios mediante infrarrojos es un medio no invasivo de supervisión y diagnóstico del estado de las construcciones.

Actualmente en los hogares las pérdidas de energía ocasionadas por fugas de aire caliente, fallos en el aislamiento y zonas en las que se producen puentes térmicos, suponen un mayor consumo energético y costes muy altos.

Por este motivo, en Energeo aplicamos la tecnología termográfica en todos nuestros proyectos, permitiendo así a todos nuestros clientes lograr sustanciales ahorros en los costes energéticos.